7 Evidencias de un Equipo Excepcional

December 4, 2019

 

 

1.    En realidad es un Equipo
La principal característica: está construido con entendimientos claros de cómo quieren desenvolverse y trabajar juntos. Esto no tiene que ver con funciones, tiene que ver con evidenciar de manera explícita el propósito que los invita a estar juntos, así como claridad en las presuposiciones y principios de acción que le facilitan la interdependencia. Esto los convierte en entidades vivas únicas e irrepetibles.


Partir del hecho de que por ser jefe o que por simplemente supervisarlos se logrará esto la productividad y resultado deseado, es un error. Esto no viene con la individualidad ni con el talento, se provoca! 

 

2.    Se siente un espíritu que los conecta
Para que varios individuos operen como una unidad, se requiere que cada uno de ellos compartan valores similares, ya que son la finalidad de las acciones, facilitando que cada uno de sus componentes esté dispuesto a esforzarse, entregarse y flexibilizar para conseguir los resultados planteados. Si no se genera esta energía que los conecte mas allá de la suma de las partes y los incite a convivir en el día a día, se mantendrá la individualidad por encima de la sinergia. El "espíritu de equipo" por sí solo, moverá a sus integrantes y será el puerto donde se llegará en los retos, logros y no logros.


3.    Cultivar un espacio participativo
Un equipo de alto desempeño crea un espacio psicológico colectivo que permite sentirse parte de él, da seguridad e incita a libertad en la acción sin dar cabida al error ni fracaso, así como apertura para dirimir diferencias.


Una de las cosas que se fomenta regularmente regularmente es fomentar comentarios (posiblemente feedback) del equipo para con cada uno (incluyendo el líder) o de manera uno a uno y luego actuar en consecuencia, entendiendo esto como un proceso natural. Al menos una vez por trimestre, se realiza una sesión de “limpieza de aire” donde participen, compartan comentarios y se ofrezca sugerencias para fortalecer sus conexiones.

 

4.    Estoy aquí por y para ti! (Confianza)
La gente siente un profundo respeto y atención por parte de ti y de los demás. El respeto mutuo en su equipo hace mucho para determinar su fortaleza, especialmente la forma en que se responde durante los reveses o desafíos imprevistos. Si permites que las relaciones se infecten, el equipo se debilita. Por supuesto, no puedes forzar cómo deben suceder tu relación con otros y entre ellos, pero si cultivar el respeto mutuo, amistad o cuidado profundo. Importante aquí es reforzarlo cuando lo veas. Esto lleva tiempo crearlo. Siempre se está abierto a recibir nuevos integrantes y hacerlos partícipe de lo que ya se ha construido.

 

5.    Considere la funcionalidad de los roles 
¿Qué rol estoy jugando hoy en el equipo? ¿Motivador? ¿Crítico? ¿Optimista? ¿Perseguidor?
A pesar de que el puesto indica algunos roles, en los equipos estos varían y tienen que ver con los que se requiere, por ello, gestionar equipos prepara y fomenta la flexibilidad de comportamientos en sus participantes con la finalidad de que estos sean plurales y sean contextos de desarrollo de manera individual. Los roles requieren muchas veces de definición y claridad a través de conversaciones individuales y/o grupales.


6.    Celebre metas e hitos
Un elemento a tener cuidado con las metas, es que su obsesión por alcanzarlas podría no permitirte ver las cosas que se han sucedido, y a su alcance para motivar y energizar. Una buena gestión de equipos, incluye desglosar en fragmentos medibles y alcanzables esa gran meta, con la finalidad de hacer breves descanso para acampar y así celebrar!
Las personas necesitan pasar balance, autoevaluar y hacer ajustes para proseguir caminando hacia su destino y cargar su mochila con aprendizajes y renovación de sus entendimientos.

 

7.    Mantente conectadas las historias
Cada miembro de su equipo trae su propia historia y propósito. Busque conectarla con la del equipo. Que ésta le sirva de cobija, para que encuentre amplitud y perspectiva, facilitando enriquecerla y sientir a cada paso, a cada momento que la suya es parte de la del equipo y que encuentra en ella sentido y conexión. Durante temporadas intensamente exigentes, o reveses desafiantes, mantiene conectado con las historias, para facilitar la resiliencia y el optimismo. Se habla constantemente las historias, buscando mantener su conexión y se interactúa frecuentemente con preguntas mantener inspiradas a las personas con su propósito, vía las historias.


Si haces crecer y conectar las historias, nunca las personas se sentirán distantes ni ajenos. Siempre hay una historia más para celebrar!

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Destacados

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Más Recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por Tags