8093781170

Interacciones y Trabajo

En el tiempo que he venido trabajando en el tema de Desarrollo Ejecutivo, he ido entendiendo y confirmando la interacción humana como centro desde donde se hace trabajo y la que permite que el gerente haga germinar la empresa. Ésta la evaluamos y partiendo de lo notado, sentido y pensado, procedemos a nombrar y clasificar, con diversos matices, lo que al final terminamos llamando liderazgo y cultura. Dos conceptos centrales y que definen a la organización y sus ejecutivos.

Si se observa, en las interacciones diarias con otros (preferiblemente desde el no saber), se pone de manifiesto el valor y la esencia humana. Es decir, más allá de un puesto o estatus, sostener interacciones con otros nos proporciona un momento único para identificar cómo operamos y ponernos en contacto con lo bueno y no tan bueno que compone nuestra concepción del mundo y del otro. Es el momento de la verdad donde se manifiesta lo que estamos siendo cuando somos y requiere de alguien (usted o yo) que quiera hacerse cargo de lo que está sucediendo.

En el momento que se delega trabajo, se escucha una presentación, se explica una expectativa que se tiene, otros preguntan, que se sugieren caminos a explorar… para citar algunos contextos, se refleja la calidad de directivos que somos. Estoy diciendo que típicamente, el problema no es el problema (Virginia Satir), sino la forma en que pedimos y escuchamos. Tener presente que otro es un legítimo otro, con experiencias y apreciaciones distintas, es el gran motivo para generar una interacción creativa, como nos permite la conversación.  

Aquí tres elementos a tener presentes:

1. Toda Conversación es para crear algo que anteriormente no existía.

2. La Conversación es el asa de la gestión. Si esta anda bien, las relaciones también lo estarán.

3. Aquello que sucede fuera, no es más que un “algo” co-creado por mi, el cual funcione o no, ha sido esculpido con mi presencia y mi participación.