8093781170

Conversación para la Evaluación de Desempeño

Uno de los escenario principales para afianzar nuestro liderazgo está altamente vinculado a la Conversación de Evaluación de Desempeño, la cual venimos haciendo con nuestros colaboradores/supervisados durante el año, sin embargo, esta de fin de año, cierra y engloba la apreciación observada de los comportamientos exhibidos  y, a su vez, es una conversación que marcar el banderazo de inicio para un nuevo año donde se busca continuar el sendero del desarrollo profesional. 

Es indudable que ese momento de la verdad, donde invitamos a esa persona a sentarse, le miramos a los ojos, le sonreímos y abrimos la conversación experimentándonos como seres falibles, observadores de nuestras realidades, y con una alta intencionalidad de servir de espejo que busca reflejar en palabras los eventos que observa, brinda una gran oportunidad de hacer crecer nuestro rol de líderes. En este aspecto se tiene que considerar tres elementos vitales para la productividad de la misma: el lenguaje, mi claridad de observador del mundo y el compromiso a desarrollar a otros. 

Aquí cinco tips relevantes en esta conversación:

1. Enmarcar la conversación haciendo sentir cómodo a quien la recibe y haciendo notar que es una interacción relevante para el profesional y la persona. Tiene relevancia desmitificar lo que típicamente significa “evaluación”. Más que ello, es un momento importante para el desarrollo de ambos.

2. Antes de compartir la ponderación como evaluador, permitir que la persona auto-aprecie lo que ha hecho. Esto se logra con un tipo de pregunta tal como: ¿Qué piensas tú que hiciste distinto en este período? ¿Cuáles fueron tus mayores retos? ¿Qué harías distinto en tal o cual situación?

3. Lenguaje Sensorial en vez de Lenguaje Evaluativo. Comunicar un evento con lenguaje sensorial tiene que ver con lo que se aprecia desde lo que se ve o se oye. Decir: “te veo teclear el celular en el momento de la presentación”, dista mucho a decir: “estuviste distraído en la presentación”. 

4. Preguntar al evaluado, cuáles son esos comportamiento que él percibe que son relevantes a ajustar. Tiene que ver con darle participación y enfocarlo hacia sí. 

5. Abrirse a la escucha de elementos a mejorar el proceso. Podrías preguntar: como responsable de ejecutar esta actividad, ¿qué podría yo traer a este contexto, desde mis recursos como ser humano, que te apoye en tu desarrollo? ¿Qué diferente entiendes tú que puedo hacer yo para que sea más productivo este evento?