8093781170

Lenguaje Activo y Pasivo (II/II)

En la entrega anterior nos referimos al Lenguaje Pasivo. Esta vez nos centraremos al Activo. En este me hago cargo de mi y de mi mundo.  Es un lenguaje que hace que sucedan cosas. “Los problemas se crean y se solucionan en el lenguaje!”

Identifiquemos cuatro enfoques:

1. Saber diferenciar lo Descriptivo de lo Evaluativo.

De forma constante y natural, al querer hablar de los otros, hablamos de nosotros. Es decir, queriendo decir lo que sucede fuera de mi, simplemente lo estoy etiquetando como lo entiendo. Es importante diferenciar una “mirada fija hacia mi cara y sin pestañear” a alguien que me “mira enojado”. Lo primero existe, y mas de un observador podría coincidir, lo segundo es mi interpretación que existe solo en mi cabeza.

2. Experimentarse como un Observador.

Poner palabras a lo dicho desde un sentido de abstracción (Alfred Korzybski). Aquello que existe fuera de mi (y en mi) son eventos los cuales están siendo observados por un sujeto (yo) que le da sentido de acuerdo a su modelo del mundo, en función de los filtros que he solidificado en su mente de acuerdo a las experiencias vividas. Ponerle palabra a “eso” que interpreto, indefectiblemente hará la experiencia diferente a lo que otro alcance a apreciar.  

3. Apropiarse de emociones y experiencias.

Una emoción o experiencia es tan mía como una extremidad. Aunque es intangible y no sea yo, me pertenece. Esto es muy importante, ya que poseer algo en el lenguaje facilita su cambio.

4. La capacidad de generar futuro.

Tendemos a comentar el pasado y asumir que así será el futuro. Es pensar que sucederá lo que sucede. Que hay una proporcionalidad que permite predecir el futuro. Crear futuro es entender y ahondar en el pasado y en función de ello platear el futuro desde eventos del presente, los cuales tienen que ver con los actos del hablar, para hacer que sucedan las cosas. El pasado no es más que una referencia que elijo como repetible cuando me experimento como causa-efecto. Las preguntas aquí ayudan bastante. Por ejemplo: ¿Qué harías tú distinto, en la próxima reunión, para incrementar la cantidad de acuerdos?